Esta foto marca el final de la carrera de Álvaro Múnera como torero matador.
Él se desplomó lleno de remordimiento en la mitad de la corrida cuando se dio cuenta de que el toro se negaba a pelear por su vida.
A lo pocos días y terminando su contrato tubo un incidente con un toro, lo enganchó por la pierna izquierda y lo levantó, causándole la fractura de la quinta vértebra cervical con lesión medular irreversible, acompañada de trauma craneoencefálico. Quedó tetrapléjico.
Álvaro se ha convertido en un adversario ávido de las corridas de toros.

Múnera recuerda ese momento: ” Y de repente, miré el toro… Tenía la inocencia que todos los animales tienen en sus ojos, y él me miró, sintiendo dentro de mí un; ¿Por qué? Era como un grito por la justicia en el fondo de mí, y sentí (mirada arriba). Yo lo describiría como como una conexión, porque si uno confiesa, y espera que sea perdonado… (Silencio, lagrimas contenidas) “Me sentí como la peor mierda en la tierra”…

Esta foto muestra el colapso del Torero Álvaro Múnera, al darse cuenta, en medio de su última pelea, de la injusticia para el animal. A partir de ese día en adelante se convirtió en un gran opositor de las corridas de toros.
él se considera a sí mismo “Un asesino que ya murió.”

Anuncios