Se trata de Crystal Tovar Aragón, diputada federal por el PRD que con 23 años recién cumplidos es una de las tres legisladoras más jóvenes. El puesto que hoy tiene lo debe a la representación proporcional. Es decir, es una de esas diputadas por las que nadie votó y que nos ensartan cada tres años debido a su carácter plurinominal.

Originaria de Chihuahua es integrante de las comisiones de Juventud, Ciencia y tecnología y Relaciones Exteriores.

El partido del Sol Azteca enumera así su trayectoria política:

1.-Integrante del Ballet Folclórico “Mixcóatl” del Colegio de Bachilleres No. 4 del Estado de Chihuahua. (2003-2011)

2.-Maestra o sinodal de la Asociación Internacional de Kempo-Lama Kick Boxing (2008-2012).

3.- Integrante del Ballet Folclórico “Yaocuauhtli” de la Facultad de Contaduría y Administración de la Universidad Autónoma del Estado de Chihuahua. (2011-2012)

4.-Integrante del Consejo Gubernamental de la Facultad de Contaduría y Administración de la Universidad Autónoma del Estado de Chihuahua. (2011-2012)”.

La situación de Crystal Tovar llama la atención debido a su juventud y a la coincidencia de que apenas ayer algunos colegas suyos propusieron disminuir la edad mínima requerida para aspirar a una curul, que de aprobarse pasaría de los 21 a los 18 años. El argumento: una acto de justicia ante quienes son considerados para votar pero no para ser votados.

En el caso de Crystal Tovar, por ejemplo, su escolaridad es de preparatoria, puesto que aún cursa la licenciatura de Administración Gubernamental. Eso hace que nos preguntemos si en verdad tenemos a una legisladora de tiempo completo, lo cual debería de ser, más aún con el sueldazo que erogamos.

¿Y usted estimado lector, que opina?

Anuncios