En una entrevista publicada el 22 de marzo por la revista mexicana Proceso, el sacerdote Adolfo Huerta Alemán, conocido como «Padre Gofo», recientemente nombrado vicario parroquial de la Parroquia Señor de la Misericordia, aseguró que no se aferra tanto «a un dios o una religión, si no existe Dios me vale madres».

Para él, explicó, la fe es simplemente «una motivación de significado de vida», la cual lo motiva «a buscar un significado para llegar a mejorar nuestras relaciones humanas y que esto me ayude a ser mejor ser humano».

Al ser consultado por el periodista si mantiene relaciones sexuales con frecuencia, Huerta Alemán admitió que «sí», aunque señaló que «una relación muy establecida no la llevo, no se puede, ando metido en muchos rollos».

Según la misma publicación, el sacerdote de Saltillo usa en su sotana pines del Ché Guevara, personajes animados de South Park, serie que ha hecho ofensivas burlas contra Cristo, la Iglesia y el Papa; y se ha teñido su larga cabellera de azul y rojo. En protesta contra el capitalismo se pinta el rostro de blanco con el signo de dólares dibujado en el rostro con color negro.

Adolfo Huerta Alemán también ha expresado repetidamente su apoyo a la ideología de género, participando en presentaciones de libros sobre «transgéneros», y difundió en la red social Twitter mensajes de la organización Católicas por el Derecho a Decidir, que en los últimos 10 años ha destinado más de 13 millones de dólares para promover el aborto en Iberoamérica, especialmente en México.

El pasado 18 de febrero, antes de que fuera transferido por Mons. Raúl Vera a la nueva parroquia y de que revelara sus faltas al celibato en la revista Proceso, en una «Carta abierta al nuevo Papa», Huerta Alemán le pidió al nuevo Pontífice que aceptara a «los sacerdotes casados», «las sacerdotisas» y a «las abortistas no comprendidas», entre otros.

Anuncios