Sé que muchos de ustedes que me conocen ya sea en persona o por internet ya estarán hartos de mis opiniones “feminazis” pero hay ciertas cosas que no se pueden dejar pasar de largo y es por eso que me decidí a escribir este artículo.
He escuchado comentarios absurdos tanto de hombres como de mujeres diciendo que el feminismo es igual de malo que el machismo, que las feministas somos todas lesbianas y que odiamos a los hombres (pero que nos vestimos como hombres, ah vaya congruencia) la verdad es que nada de eso es cierto. Lo único que queremos es que el mundo entienda   que a parte de buscar la igualdad de género queremos tener derecho de hacer lo que queramos sin que se nos critique y juzgue por actuar como “malas mujeres.”

Con este punto muchas personas estarán totalmente de acuerdo, que debemos de recibir el mismo salario que nuestros compañeros masculinos por realizar las mismas labores, que estudiemos y seamos profesionistas en campos que antes eran considerados exclusivamente de hombres, que practiquemos deporte y cualquier otro pasatiempo que queramos. Pero hay ciertos aspectos en que nosotras estamos en desacuerdo enseguida se levantarán y pegarán el grito en el cielo, como por ejemplo nuestra imagen y forma de vestir.

Los medios de comunicación como la TV y las revistas se han encargado de promover un modelo físico, conducta y actitud como según ellos debemos ser todas las mujeres: siempre delgadas (si están altas que mejor) , con cero celulitis y estrías, bien maquilladas, con zapatos de tacón, haciendo poses sensuales exageradas y bueno esa es la “mujer perfecta” y si tú no cumples con todos los patrones que te acabo de mencionar anteriormente, ni modo eres fea y tienes muy pocas probabilidades de éxito en la vida; no lo digo yo, lo dicen los medios y la sociedad.

Momento, no tengo nada en contra de las mujeres que reunen todos los requisitos impuestos por la publicidad. Hay muchas que si les nace ser y vestirse así porque esa es su forma de ser natural y eso está muy bien. Pero lo que aquí tengo que hacer ver es que no todas nos da la gana ser como esas chicas de las revistas ¿por qué? no porque seamos lesbianas marimachos o por mera rebeldía contra la sociedad simplemente porque no nos nace ser así, simplemente: somos diferentes, ¿está claro? diferentes.
Habemos mujeres que preferimos otro estilo de vestir, hablar, caminar, actuar que vaya más de acuerdo con nuestra personalidad, por ejemplo una chica fanática del rock, heavy metal, gótico  que le gusta vestir de negro con playeras con los logos de sus grupos favoritos, maquillada en tonos oscuros, con piercings y tatuajes, con botas de cuero negras y cortes de cabello alocados; este estilo está bien para ella porque va de acuerdo con su personalidad, ella es rockera y así se siente a gusto porque proyecta una imagen que es la suya. No faltará quien (ya sea hombre o mujer) que trate de convencerla de que sea “más femenina”  ¿en qué aspecto? ¿qué no ella es una mujer al igual que todas? ¿por qué vestir con playeras negras y pantalones la va a hacer volverse hombre o qué cosa? Es absurdo!

Lo mismo con otras chicas que no somos rockeras, sino que simplemente nos gusta vestir con otro estilo diferente que no sea la típica imagen que nos vende la TV, eso no nos hace ser feas ni menos mujeres y es tiempo de que la sociedad comience a comprender eso, que queremos vestirnos para nosotras y no para agradar a el resto del mundo. Una cosa que siempre me ha causado naúseas son aquellas mujeres que cambian de vestuario, maquillaje y hábitos sólo para agradarle un hombre. Chicas, escuchen: los hombres que realmente las amen y quieran estar con ustedes las van a aceptar sean como ustedes sean. Si un chico te pide que cambies algo de tu vestir, hablar o pensar es simplemente porque en realidad no le interesas tú como persona, sino que es un egoísta que sólo quiere sentirse importante haciendo que tú hagas todo lo que él te pide y créanme que eso no es amor verdadero, si ese es tu caso, mejor búscate otro.

Para terminar les voy a dar este consejo: vístete, arréglate y actúa como tú quieras y como te sientas cómoda, con tu manera natural de ser. En este mundo es imposible buscar agradarle a todo el mundo, así que lo único importante es que te gustes y te agrades a ti misma.

tazycat:</p>
<p>Y sí: nos arreglamos para nosotras, no para ustedes. <br />

Anuncios