Como todos los fans de el gran Cohen saben, hoy 21 de septiembre es su cumpleaños no. 79. Ahora que nuestro ídolo está a punto de llegar a la respetable edad de los 80 decidí escribir este artículo especial para que conozcan la historia de cómo llegué a conocer su maravillosa poesía hecha música y me convertí en una cohenita devota.

Todo comenzó en una concurrida tienda de discos en mi ciudad, a diferencia de las otras chicas en vez de pasarme tiempo mirando bolsas y zapatos me encanta la música y siempre que tengo oportunidad me doy una escapadita por esta tienda a ver qué hay de nuevo y me encanta revisar cuidadosamente cada CD nuevo que encuentro por mi gran amor por la buena música. Soy súper fan de los grandes como Agustín Lara y Charles Avanzour también otros más contemporáneos como Sting, Eric Clapton, Lila Downs, Umberto Tozzi, Gianluca Grignani y uno que otro “gusto culposo” como Bryan Adams, Rod Stewart y Adriano Celentano.

Estaba yo viendo una sección donde tienen albumes de colecciones con los más grandes éxitos de los artistas y estaba yo pasando uno a uno de ellos y había muy buenas colecciones de Frank Sinatra, John Lennon, Bob Marley, Janis Joplin, Mammas and the Papas, Barry Manilow, en fin nadie que yo no conociera hasta que uno de esos albumes llamó mi atención y ahí estaba él con su mirada franca e intelectual que súbitamente llamó mi atención, ya había pasado otro par de discos y los regresé atrás para tomar el CD de  aquel rostro que me había impactado, lo tomé y admiré la portada por casi un minuto mientras repetía el nombre que estaba escrito con letras mayúsculas en la parte superior: Leonard Cohen.

Después de mirar la tapa le di la vuelta para leer algunos de los títulos de las canciones por si de casualidad reconocía algunos, estaban todos sus éxitos: Suzanne, So Long Marianne, Halellujah, Dance Me To The End Of Love, The Future y muchos otros. No lo compré en ese momento porque en primer lugar no traía un centavo en la bolsa (digo, entrar sólo a mirar no cuesta nada) y debo admitir que me quedé con las ganas de llevármelo para escucharlo en cuanto llegara a casa, pero eso no fue posbile. En el camino de regreso a casa no hacía más que repetir su nombre para que no se me fuera a olvidar correr a googlearlo para averiguar más sobre este fantástico hombre Leonard Cohen que sólo con haber visto su cara en una foto a blanco y negro ya se había ganado mi admiración. Así como lo están leyendo: un cantante que ni siquiera había escuchado nombrar antes ya se podía decir que era ya una de sus fans más devotas.

Llegué a casa, conecté el módem, prendí mi laptop y abrí Google y me apresuré a tipear, la primer página que me apareció fue su biografía en Wikipedia pero la pasé de largo, decidí mejor buscar en algún sitio como Taringa descargarme algunas de sus canciones para conocer su música y no tardé en encontrar su discografía completa desde su primer album hasta el más reciente (aún no salía “Old Ideas”) lo curioso fue que no descargué “Songs of Leonard Cohen” sino me fui hasta “Various Positions” en cuanto mi descarga estuvo lista y descomprimí el archivo en WinRar   me dispuse a escuchar con ansia y en cuanto comenzó a sonar la entrada de “Dance Me To The End Of Love” no tuve ninguna duda en que ese señor de la voz grave y perfil aguileño sería mi preferido sobre todos los demás compositores y poetas del mundo.
Mientras continuaba escuchando el resto del album me fui a Wikipedia a leer atentamente su biografía que contenía datos muy interesantes acerca de Cohen como que es canadiense de origen judío, ganador del premio Príncipe de Asturias de las Letras, que en sus planes originales no estaba el ser cantante sino un poeta y novelista consagrado, que es un gran admirador de García Lorca quien sirvió de inspiración para muchos de sus poemas, un fumador y un mujeriego empedernido. Después de terminar de leer me puse a descargar toda la discografía entera para tenerla aunque sea en archivos de mp3 en lo que lograba adquirir los CDs.

Muchos me preguntan cuál es mi canción o album preferido de Cohen y para mí eso es muy difícil de responder porque pienso que todos son geniales, tal vez podría decir que mis preferidos son: “I’m Your Man”, “Various Positions”, “Ten New Songs”, “The Future” y “Songs of Leonard Cohen” (¿quieren que continue con toda la discografía?) Todas sus canciones-poemas tienen su encanto y son realmente grandes joyas musicales y literarias que valen la pena ser escuchadas y admiradas en su totalidad. Aún tengo pendiente escucharlo en concierto y disfrutar de su hipnotizante voz en vivo y a todo color y espero que sea pronto porque desgraciadamente aunque Leonard para mí sea como un dios es un mortal al igual que yo y el resto de los seres vivientes y no lo tendremos en este mundo para siempre, pero aunque él nos deje fisicamente su legado permanecerá para siempre en los corazones de los que lo amamos y de esa manera podremos inmortalizarlo para siempre.

Anuncios